¿Te gustaría pasar un día de playa o piscina con tu mascota? Muchas personas disfrutan de compartir estos momentos con sus amigos peludos, pero no siempre saben cómo hacerlo de forma segura y responsable. El agua puede ser un lugar divertido, pero también peligroso para los animales y hay que tomar algunas precauciones para evitar problemas. En este artículo te vamos a dar algunos consejos para que tu mascota esté segura y feliz en el agua.

Reglas de la playa o piscina

Antes de ir a una playa o piscina con tu mascota infórmate sobre si está permitido el acceso de animales al lugar que has elegido. No todas las playas o piscinas permiten el acceso a mascotas, y si lo hacen, puede haber horarios o zonas restringidas. Respeta las normas y los carteles indicativos, y no te arriesgues a una multa o a molestar a otros bañistas.

Miedo al agua y a nadar

No todas las mascotas disfrutan del agua o saben nadar. Algunas pueden tener miedo o ansiedad al ver el mar o la piscina, y otras pueden cansarse o ahogarse si se meten demasiado adentro. No fuerces a tu mascota a entrar al agua si no quiere, y vigílala en todo momento si lo hace. Puedes usar un chaleco salvavidas para mascotas si quieres darle más seguridad y confianza.

Prohibido beber el agua de la playa o la piscina

El agua salada o clorada puede ser muy perjudicial para la salud de tu mascota. Puede provocarle vómitos, diarrea, deshidratación o intoxicación. Evita que tu mascota beba el agua de la playa o la piscina, y si observas que ingirió de esta, controla su comportamiento para acudir al veterinario ante la mínima expresión de malestar que presente.

Evita que coma arena

La arena puede contener bacterias, parásitos, objetos cortantes o residuos que pueden dañar el aparato digestivo de tu mascota. Además, si ingiere mucha arena puede sufrir una obstrucción intestinal que requiera cirugía. Evita que tu mascota coma arena, y si lo hace, acude al veterinario lo antes posible.

Evita el ejercicio durante las horas de mayor calor

El sol y las altas temperaturas pueden provocarle un golpe de calor, que es una situación de emergencia que puede poner en riesgo su vida. Para prevenirlo debes limitar el ejercicio de tu mascota a las horas más frescas del día, como la mañana o la tarde. No la expongas al sol directo ni la dejes dentro del coche o de una tienda de campaña.

Lleva agua fresca para que beba y comida

Si vas a pasar el día en la playa o en la piscina con tu mascota, debes llevar suficiente agua fresca para que beba y comida para que se alimente. El agua le ayudará a mantenerse hidratada y a evitar los efectos nocivos del agua salada o clorada. La comida le aportará energía y nutrientes para afrontar el día.

Ponle protector solar

Al igual que nosotros, las mascotas pueden sufrir quemaduras solares si se exponen demasiado tiempo al sol. Esto puede causarles dolor, irritación, inflamación o incluso cáncer de piel. Para prevenirlo, ponle protector solar a tu mascota en las zonas más sensibles, como el hocico, las orejas, el abdomen o las zonas con poco pelo. Usa un producto específico para animales, ya que los humanos pueden contener sustancias tóxicas para ellos.

Lleva bolsas para recoger sus desechos

Es una cuestión de higiene y civismo. Si tu mascota hace sus necesidades en la playa o la piscina, debes recogerlas y tirarlas en un contenedor adecuado. No dejes que tu mascota ensucie el lugar donde tú y otros disfrutan del agua. Además, los desechos pueden contaminar el agua y transmitir enfermedades a otras personas o animales.

Báñalo al volver a casa

Al volver a casa deberás bañarlo para eliminar la sal, la arena y el cloro: estos elementos pueden irritar la piel y el pelo de tu mascota, provocando picores, sequedad o alergias. Por eso, al terminar el día de playa o piscina, debes bañar a tu mascota con agua dulce y un champú adecuado para su tipo de piel y pelo. Así evitarás que se rasque o se lama y se produzcan infecciones.

Haz que tu mascota disfrute de su día de playa o piscina siguiendo las indicaciones de nuestras profesionales de Bahía Zoo

Siguiendo estos consejos podrás disfrutar de un día de playa o piscina con tu mascota sin problemas ni riesgos. Recuerda que tu mascota depende de ti para estar bien y feliz, así que cuídala como se merece. Y ante cualquier duda no dudes en consultar con nuestras profesionales de Bahía Zoo. Así evitarás que cualquier pequeño problema de salud se convierta en un riesgo y enorme malestar para su vida. Puedes solicitar una cita en el siguiente enlace o contactándonos al 950 24 23 61.